Top 10 juegos de 2019 por Toni Domínguez

Un año más, una lista más. 2019 nos ha dado momentos muy memorables, tanto en juegos lanzados como en otros anunciados para el futuro, así como nuevo hardware. Ha sido un año muy distinto para mí como jugador, optando por experiencias de duración más corta de lo habitual, lo cual ha provocado que haya terminado más juegos que nunca en el periodo de un año. Supongo que es un cambio de actitud dado a que desde finales de 2018 formo parte de ese colectivo imperial conocido como población activa. Muy probablemente os llevéis más de una sorpresa.

10 – Crash Team Racing: Nitro Fueled

 

Versión jugada: Nintendo Switch. También disponible en PC, Playstation 4 y Xbox One.

Este ha sido un año curioso e ilusionante para las carreras de karts en una pantalla. Ya os adelanto que no encontraréis Team Sonic Racing en ninguna posición, ya que a mi parecer la falta de pulido de la IA lo impide y siendo tus otros compañeros de equipo un elemento fundamental, esta precisa ser mucho mejor de lo que es. Eso sí, me ha dado bastantes horas de diversión. Pero es el turno de Crash, el marsupial que ha sabido traer de vuelta sus mejores habilidades quemando rueda. No os voy a engañar, no fui de los que tuvieron ninguno de los juegos del bandicoot en Playstation, pero me he ido poniendo al día gracias al remake de la trilogía y a este titulazo de carreras.

La solidez jugable es fantástica, los atajos más que necesarios si queremos jugar online y, a pesar de que hubo polémica con el sistema de micropagos, me sorprende lo bien que se ha llevado este juego como servicio hasta cierto punto. Estoy hablando de las constantes actualizaciones con recompensas temporales, entre las cuales se encuentran incluso personajes de la saga Spyro. Un detalle así siempre me hace sonreír.

9 – Blood and Truth

 

 

Exclusivo de Playstation VR y jugado con los Playstation Move Controllers. También compatible con Dualshock 4 y Aim Controller.

La realidad virtual se ha colado en mi lista, ¡y de qué manera! London Studio de Sony ha desarrollado esta gran apuesta en exclusiva para Playstation VR, a partir de la demo The London Heist de Playstation VR Worlds a la que me están dando ganas de volver nada más escribir su nombre. De dicha demo solo coge las mecánicas jugables expandiéndolas y lanza algunos guiños. La historia de una familia con mucho dinero enfrentándose a una mafia, nada que no hayamos visto, pero hasta ahora era algo que no habíamos podido vivir en nuestras carnes de manera tan veraz. Y es que la inmersión es una barbaridad.

No puedo olvidar lo alucinantemente vertiginoso que resulta subir escaleras o andamios a mucha altura con nuestras manos gracias a la libertad de los Playstation Move. Juegos así son los que hacen falta para vender la VR, títulos donde todo rezuma una inversión de recursos a la altura de cualquier triple A, calificación que por supuesto merece Blood and Truth. Si tenéis Playstation VR y no lo adquirís os estáis perdiendo una de las mayores joyas que haya dado este casco.

8 – Trine 4: The Nightmare Prince

 

 

Versión jugada: Playstation 4. También disponible en PC, Nintendo Switch y Xbox One.

Una de las franquicias con las que quería ponerme al día -en este caso, empezarla- era Trine. Recuerdo haberla visto siempre en Steam y en la eShop de Wii U y el día llegó con la Trine Ultimate Collection, disponible en todas las consolas, pero ojito porque en Switch únicamente el 4 viene en cartucho y los demás son descargables. Objetivamente, esta cuarta entrega es la mejor, lo cual era necesario tras el escándalo de Trine 3: The Artifacts of Power en el que no me voy a detener porque técnicamente es spoiler del final del mismo.

Gráficos más bonitos que nunca de la mano de Frozenbyte, empresa desarrolladora del título, y su motor propio, artísticamente impecable como los anteriores, puzles que por fin llegan a ser desafiantes de verdad… Incluso se atreve a intentar contar una historia con cinemáticas a tiempo real que podrían haber estado mejor, pero que son sin duda un paso adelante. En mi caso, he jugado a esta entrega y a las demás (salvo la segunda, que aún la tengo pendiente) en solitario, pero cuenta con multijugador local y online para hasta 3 jugadores, en el que cada uno encarna a uno de los protagonistas (caballero, mago y pícara), los cuales tienen habilidades únicas a utilizar para avanzar en la aventura. Recomendado al cien por cien.

7 – Travis Strikes Again: No More Heroes

 

 

Versión jugada: Nintendo Switch. También disponible en PC, Playstation 4 y Xbox One.

Mucha gente se quejó de que no fuera una entrega principal. Como podéis imaginar no fui uno de ellos, considero que hay que tener la mente abierta para que el medio avance probando nuevas ideas. Suda51 ha dado a luz a un juego que parece hecho a medida para mí: cambios de jugabilidad, humor absurdo, bromas de desarrollo de videojuegos… incluso hay escenarios con assets predefinidos de Unreal Engine para añadir la broma de que “este nivel aún no está terminado, por ahora se queda así”.

Un hack’n’slash con mecánicas simples que, salvo las secciones de texto más largas al puro estilo de juego de MS-DOS, no se me ha hecho pesado. Es el cambio constante de mecánicas en diferentes niveles lo que hizo que no me aburriese nunca, a pesar de que en ningún momento se convierte en un reto por su dificultad. Es una oda de Grasshopper Manufacture al indie, incluyendo camisetas de títulos de dicho género, algunas de producciones nacionales españolas, lo cual le esboza a uno una sonrisa.

6 – The Legend of Zelda: Link´s Awakening

 

 

Exclusivo de Nintendo Switch.

Un remake muy sólido, con un toque visual tan nuevo como acertado, precioso y cuya jugabilidad y diseño siguen funcionando a día de hoy. Al igual que Travis Strikes Again: No More Heroes, este juego también sirvió, de forma menos alocada, para probar nuevas cosas en la por entonces temprana saga The Legend of Zelda.

En muchas ocasiones ves cómo los desarrolladores simplemente querían probar a implementar elementos curiosos por pura diversión, hecho que resultó en secciones muy icónicas. A pesar de que el juego es una auténtica delicia, tengo que reconocer que a día de hoy me sigue pareciendo algo fuera de lugar que el movimiento de Link en este remake esté limitado a 8 direcciones (arriba, abajo, izquiera, derecha y diagonales), pero no se pueda jugar con cruceta. Más allá de esa pequeña queja, debo señalar la más generalizada: los bajones de frames. El juego utiliza un sistema de doble búfer, con el cual si es incapaz de mantener 60 fps estables, el framerate bajará hasta 30. Esto sucede al entrar en un área nueva, ya que no se ha cargado del todo y dura unos pocos segundos normalmente. En lo personal, no me ha impedido disfrutar de este titulazo para nada, que rebosa cariño, nostalgia y una capa de frescor para una obra que nació hace 26 años.

 

5 – Sayonara Wild Hearts

 

 

He pecado de no zambullirme en muchos videojuegos independientes en 2019, mea culpa. Por suerte uno de los pocos ha sido Sayonara Wild Hearts, definido como un álbum de música pop interactivo cuyo trasfondo reside en el camino natural que afronta un ser humano tras una ruptura amorosa. Un juego que debería durarte entre una y dos horas, pero que me tuvo enganchado durante cinco horazas al querer sacarme el máximo galardón en todas sus fases. Visualmente precioso, sonoramente increíble y jugablemente sencillo, se convirtió rápidamente en uno de los estandartes del lanzamiento del servicio Apple Arcade.

Es cierto que, bajo mi punto de vista, peca de querer darle un aspecto de fantasía desconcertante para el jugador a una trama muy abstracta, pero me ha llegado hondo y, para mi, el mensaje del juego ha sido: “Está bien, todos pasamos por rupturas, pero tras un tiempo volverás a estar de una pieza”.

4 – Control

 

Versión jugada: PC. También disponible en Playstation 4 y Xbox One.

No lo voy a negar, me declaro culpable de necesitar una nueva dosis de Alan Wake desde hace años. Seguramente os preguntéis qué tendrá que ver una cosa con otra, ¿cierto? En ese caso debo aclarar que ya se ha confirmado que habrá una expansión llamada AWE, cuyo cartel muestra lo que parece ser a don Alan Wake en toda regla.

Siento haber empezado por ahí, hablemos de CONTROL. Nos encontramos ante un juego de acción en tercera persona con una trama enrevesada, una jugabilidad muy trabajada y satisfactoria que, aderezada con The Old House, edificio donde sucede la historia, nos deja la cabeza rota. Courtney Hope da vida a la protagonista, Jesse Faden, que irá en busca de su hermano a dicho edificio. Si bien pienso que la cúspide de Remedy Entertainment a nivel jugable es Quantum Break, no puedo negar que CONTROL es una experiencia única y que me ha dejado con la boca abierta. A nivel técnico estamos ante una obra de arte e ingeniería, contando con una salvajada de objetos y entornos destruibles, además de la implementación del ray tracing en PC, aunque sin dicha tecnología también os quedaréis ojipláticos.

3 – Nintendo Labo VR Kit

 

Exclusivo de Nintendo Switch (no compatible con Nintendo Switch Lite).

¿Creíais que no habría un momento de la lista en el que me quisiérais matar? Aquí viene la apuesta de Nintendo por la realidad virtual. Nintendo Labo VR Kit aplica la mentalidad de montar aparatos de cartón con las posibilidades de la VR y el resultado me parece puro ingenio. A pesar de no tener una gran potencia, conseguimos experiencias adecuadas a las posibilidades de la consola y creo que a partir de aquí todo se convierte en un camino que rinde tributo a la creatividad, el descubrimiento y la satisfacción del resultado. El proceso entero de montar las estructuras de cartón, jugar a las aventuras (muy escuetas, eso sí) que Nintendo ha creado y poder llevar a cabo nuestros proyectos de pequeña envergadura, con o sin la VR, a partir de su sistema de programación por nodos es de aplaudir.

Contando con un pack que contiene todas las experiencias y con otro básico que puede ampliarse con dos expansiones que añaden los sets restantes, siempre recomendaré Nintendo Labo VR Kit y seguiré rezando para que Nintendo se meta en la VR, porque si alguien tiene el potencial para elevarla a otro nivel, sin duda son ellos.

2 – Astral Chain

 

Exclusivo de Nintendo Switch.

Le toca el turno a Platinum Games con su nueva IP. Creo que todos estaremos de acuerdo en que hablamos de una empresa con dos tipos de producto: los propios, hechos de corazón, y los encargos de otras empresas. Éstos últimos pueden salir muy bien (NieR Automata, Transformers Devastation y, en mi opinión, Star Fox Zero) o no tan bien (The Legend of Korra y Las Tortugas Ninja: Mutantes en Manhattan). Considero que cuando crean algo con identidad puramente Platinum es cuando más nos sorprenden con diferencia, por lo menos en cuanto a jugabilidad.

Astral Chain cuenta con un sistema de combate mucho más sencillo en cuanto a combos que Bayonetta, pero la innovación viene dada en las legiones, monstruos con habilidades únicas que podremos controlar y que estarán ligados a nosotros a través de la cadena astral que servirá también para inmovilizar temporalmente a los enemigos o hacerles rebotar si nos embisten. A nivel visual y sonoro, los amantes del anime tendrán una buena dosis de placer. Quiero destacar el inicio del juego, con una persecución en moto dentro de túneles que fue enseñada en el E3 de 2019 y que provocó que adquiriese este juegazo sin dudarlo ni un instante.

1 – Star Wars Jedi: Fallen Order

Versión jugada: PC. También disponible en Playstation 4 y Xbox One.

Desde que jugué Astral Chain lo tuve como mi juego del año. Fue un galardón que se fue ganando poco a poco, macerando el calificativo para la joya de Platinum. Una vez empecé a jugar a esta nueva apuesta de Star Wars, en dos horas ya era mi mejor del año. Así de simple. Una aventura que bebe de Uncharted, Dark Souls y los ‘metroidvania’, haciéndolo muy bien pero sin revolucionar en ninguna área. De hecho, conforme ha ido pasando el tiempo, me he dado cuenta de que hay áreas donde se ven las costuras, aspectos a mejorar, en especial el no poder ir a sigilo, por ejemplo. Pero es que tenemos ante nosotros el mejor juego de Star Wars hasta la fecha, con una gran inversión de recursos, buena historia, mecánicas geniales, personalización del sable… Es bien sencillo, quiero más de esto y le rezo a Disney y EA para que tengamos una nueva entrega que continúe la historia.

Y hasta aquí mis juegos del año 2019. Para 2020 voy a cambiar la mentalidad con la que juego. Desde hace ya unos años voy dando prioridad a los nuevos lanzamientos, dejando de lado títulos pasados por falta de tiempo. En este próximo año pienso hacerle caso a mi cabeza y gastar menos en estrenos que “a lo mejor me gustan” para disfrutar lo que tengo pendiente. Me hace ilusión escribir estas palabras con el Epic Mickey 2: The Power of Two para Wii U a mi lado y no pudiendo dejar pensar en Watch Dogs 2.

¡Feliz año 2020 y felices sesiones de juego!


Deja un comentario