Switch refuerza su catálogo con importantes apoyos en un nuevo Nintendo Direct

La opinión de Juanjo

Después de escasos minutos de haber visionado el Nintendo Direct que nos ha tocado vivir en estas fechas me dispongo a intentar dar mi opinión de lo que en él me he encontrado y la verdad es que al intentar buscar unas palabras para resumir el total del evento no encuentro muchas y todas ellas hablan al respecto del tamaño del mismo. Todo me parece grande, inmenso, inabarcable e inesperado cuanto menos. De las varias porras que fui viendo en Twitter en los días previos a la emisión, siempre vi menos de lo que en el mismo se nos ha mostrado y eso habla muy bien de los de Kioto.

El evento ha constado de dos partes bien diferenciadas: una para cada una de las consolas que Nintendo tiene en el mercado con soporte activo. El primer bloque dedicado a Nintendo 3DS fue toda una declaración de intenciones sobre la perdurabilidad de la consola al anunciarse algún que otro juego exclusivo. En general me ha parecido más que suficiente para lo que algunos vaticinaban (entre los que me encuentro), augurando un rápido final para la portátil tras la salida de Switch. Más de diez anuncios entre juegos, remakes y la gloriosa edición de Super Nintendo de la New 3DS son argumento de peso para ver el nivel de salud de la exitosa gama de consolas de los de Kimishima.

Antes de dar paso a la parte de Switch querría destacar que el señor Koizumi se ha revelado como un buen conductor de los Direct en esta nueva etapa que se abre tras el trágico final de Satoru Iwata. Rápido, simple, directo y con esa solemnidad que solo los nipones pueden poner a todo lo que hacen aunque se disfracen. Sin duda han encontrado al presentador adecuado para conducir estos Direct de un modo sobresaliente.

Xenoblade Nintendo

Lo que llega ahora es, como dirían algunos, canela fina. Si lo dicho con anterioridad puede sonar bien es porque aún no se ha hablado de lo posterior porque con Switch han tirado la casa por la ventana. Una incontable retahíla de novedades, ampliaciones de cosas que ya se sabían o la constatación de hechos ya sabidos pero que no por ello te quita el gusto. Poquitos peros se pueden encontrar, aunque haberlos los hay. Nada más empezar se abre fuego con Xenoblade Chronicles 2 con un tráiler que quita el sentido y todo va como la seda (“lo voy a reservar” me decía a mí mismo), pero tras esto de manera inexplicable me plantan una especie de tutorial o explicación sobre el sistema de combate y pormenores del juego que personalmente me ha sacado de la dinámica que estaba llevando el asunto.

Más allá de esto, el resto de me ha parecido un contenido de gran factura ya que el anuncio de actualizaciones jugosas de títulos de calado como ARMS o Splatoon 2 no son poca cosa, nuevos detalles de juegos esperados como Rocket League o Skyrim son de agradecer, amiibos, indies y juegos y más juegos por doquier… Y por supuesto Mario Odyssey. El cierre ha sido un mazazo de ilusión en toda regla a la linea de flotación de cualquier aficionado a los videojuegos, pues puede que Nintendo tenga los dos candidatos más firmes a juego del año en todas las quinielas habidas y por haber y eso no es fácil. A falta de constatar su calidad, es como si Super Mario 64 y Ocarina of Time hubiesen salido el mismo año.

Pero no quiero dejar este texto sin comentar lo que para mí fue lo más destacable de todo y no es otra cosa que la sorpresa por parte de Bethesda en forma de DOOM y Wolfenstein II: The New Colossus. Nadie se lo esperaba y ahí es donde quiero hacer hincapié más que de la importancia y la grandeza de los juegos, pues esto queda fuera de toda duda. El caso es que la jugada de mercadotecnia que desprende este anuncio hacía mucho que no se veía en los creadores de Mario, un golpe de efecto así deja por tierra la teoría de muchos sobre la falta de juegos en general y de títulos triple A en particular que se estaba esgrimiendo últimamente como defecto principal de Nintendo Switch.

Hasta aquí mis conclusiones, no sin antes revindicar la falta de noticias sobre la segunda parte del pack de expansión de Zelda Breath Of The Wild más allá de lo poco visto sobre los amiibos de los héroes del juego y mi esperanza de que en una de estas From Software haga lo mismo que Bethesda y nos anuncie unos Souls como deben ser.


La opinión de Sergio

El anuncio de un Nintendo Direct de 45 minutos era cuanto menos alentador, el escenario perfecto para que en Internet no faltasen los que siempre aprovechan cualquier ocasión para teorizar sobre su contenido con una bola de cristal. Por muchos indicios que hubiese, al final no hizo acto de presencia ningún Smash Bros para Switch, como tampoco información relativa al DLC de Breath of the Wild. Sí apareció, por el contrario, el apoyo de terceras compañías que tanto demandaban algunos jugadores. Más allá de Doom que no deja de ser una apuesta segura en el line up de Bethesda, Wolfenstein II: The New Colossus en Switch es el primer ladrillo para edificar una plataforma ideal para desarrolladores.

Aun así, reconozco que no soy tan entusiasta como mis compañeros. Es demasiado pronto para valorar si estos lanzamientos -a los que se añade el recién anunciado L.A. Noire– serán un revulsivo para la consola o si producirán un efecto llamada a largo plazo para el resto de estudios, todo dependerá del recibimiento del público. ¿Habrá alguien dispuesto a comprar Doom un año después de su salida con modos de juego eliminados y necesidad de una microSD en la que descargar los datos que no caben en el cartucho? ¿El usuario de Switch busca realmente un Wolfenstein en su máquina? Como curiosidad añado que el título de Bethesda llegará a PS4, One y PC el 27 de octubre, el mismo día que se estrena Mario Odyssey. Quizás ese pudiera ser un buen motivo por el que la versión para la consola de Nintendo se espera para comienzos de 2018. ¿Quién querría competir con Mario? Yo desde luego no.

Más allá de este pequeño oasis, el resto del Nintendo Direct repasó los títulos previstos para los próximos meses sin mayores sorpresas. Las franquicias más representativas de la compañía han tenido su espacio y seguro que más de uno se ha sentido satisfecho tras ver las mecánicas de Kirby Star Allies, la inclusión del personaje de Lyndis en Fire Emblem Warriors o las mejoras de Pokémon Ultra Sol/Ultra Luna, pero de esta tralla de lanzamientos se extrae un mensaje muy importante que no deja de repetirse con cada Direct: Nintendo 3DS tiene mucho futuro por delante. Con Pokémon, El Misterio de Layton, Etrian Odyssey V, Ace Attorney, Mario & Luigi: Superstar Saga y, la gran e inesperada sorpresa, Minecraft para New 3DS, a ver quién es el valiente que decide guardar la portátil en la estantería. De la extensa lista de juegos cabe resaltar la firme apuesta de Nintendo por construir un catálogo a largo plazo aún más variado de lo que ya es. Los fans del RPG vamos a seguir recibiendo juegos como The Alliance Alive de Atlus, una aventura de rol clásica en exclusiva para Nintendo eShop a principios de 2018. Sorprende ver cómo minutos antes salían en pantalla juegos enfocados al público más casual como Mario Party: The Top 100New Style Boutique 3. En definitiva, una lista formada por juegos para todos los perfiles.

Minecraft Nintendo
Minecraft llega tarde a 3DS, pero seguro que vende otra millonada

En cualquier caso, no todo ha sido idílico en esta presentación. En lo que respecta a Switch, sigue habiendo una notable ausencia de anuncios relacionados con aplicaciones tan demandadas como Netflix, mejoras en el sistema operativo, la inclusión de un navegador web o la esperada consola virtual. Sobre esto último quisiera detenerme, pues en Nintendo han querido solventarlo con Arcade Archives, una colaboración con Hamster Corporation para traer de vuelta varios clásicos arcade como Mario Bros, Balloon Fight, Ice Climber o Clu Clu Land. Sin embargo, da la sensación de que han intentado cubrir con un parche un vacío demasiado grande. ¿Dónde está Game Cube, Nintendo 64, Game Boy o como mínimo Super Nintendo? ¿Es esta toda la representación que va a tener Switch del legado que ha dejado la compañía en la historia de los videojuegos?

Tampoco resultan especialmente atractivas apuestas como Morphies Law o Arena of Valor. El primero es un shooter multijugador en el que cada extremidad del jugador puede aumentar o disminuir de tamaño durante la partida. No es que sea una idea absurda, pero en pantalla lo que se muestra roza lo grotesco y hasta que no podamos comprobar qué tal funciona esta mecánica en las partidas, me temo que la impresión que me llevo es la de manejar a un soldado con un diseño que parece salido del circo de los horrores. Sobre Arena of Valor se han hecho muchas bromas sobre su enorme parecido a League of Legends y es lógico, porque aunque en el título resalten la importancia del valor, como MOBA lo que más les ha faltado ha sido arrojo a la hora de dar luz a un título carismático. A su favor tiene un plantel de 35 héroes y ser de descarga gratuita, ¿pero qué hueco busca cubrir en el masificado mundo de los juegos de este tipo? ¿Quizás ser el abanderado del género en consolas? Si es así, aspiran muy alto.

Mario Odyssey Nintendo
Mario ya forma parte de vuestras fantasías eróticas, pillines

Aún no he hablado de los pezones de Mario Odyssey ni de Xenoblade 2. Esta secuela de proporciones inimaginables tiene lugar en el mundo de Alrest, a la espalda de titanes gigantes respetando la mitología de la primera entrega. Apuntad el 1 de diciembre y una edición limitada que incluirá un CD con una selección de temas de la banda sonora, una caja metálica especial y un libro de arte de tapa dura de 220 páginas. Con cada nuevo material que presentan reafirmo que el cambio en el apartado artístico para acercarlo a una temática anime es un completo acierto. Lo visto en este Nintendo Direct sigue esa misma línea, pero es cierto que el formato para presentar el juego ante una audiencia que no tiene por qué saber nada sobre el mismo no era el más indicado con un exceso de explicaciones engorrosas, tutoriales y locuciones aburridas. Aún estoy a la espera de un tráiler a la altura con la música de Yasunori Mitsuda mientras se muestra a ese misterioso villano diseñado por Tetsuya Nomura.

En general ha sido un Direct notable, el que nos podíamos imaginar más allá de las habituales listas de deseos irrealizables o regresos inesperados que por supuesto nunca se producen. Conceder protagonismo a Nintendo 3DS durante el primer bloque de la presentación corrobora las palabras que desde la dirección de la compañía compartieron hace unos meses cuando planteaban un escenario en el que portátil y Switch conviviesen en armonía. Hay motivos suficientes para estar contentos, aunque tampoco habría que caer en el conformismo. Los primeros pasos de la consola híbrida van en la dirección correcta, pero los japoneses aún tienen deberes pendientes si quieren que su plataforma persista en el tiempo más allá de este impulso inicial. El apoyo third party lo determinarán las ventas de FIFA 18, Dragon Ball Xenoverse 2 o Doom, entre tantos otros, pero sin importar lo que suceda hay que dejar claro que no hay culpables en esta ecuación. Estos anuncios quedan ahí como testigos de que efectivamente hubo soporte para Switch, por lo que si las cifras no lo avalan, tampoco se podrá exigir nada. Una cosa parece clara: A Nintendo se le presenta una recta final de año bastante prometedora.