Nintendo Direct: El Reencuentro

Yo fui de esa generación que disfrutó de una forma difícilmente imaginable hoy en día la primera edición de Operación Triunfo. Era la sensación de estar presenciando un formato televisivo hasta entonces desconocido en España y que llegó acompañado de música cursi, vestuario hortera y la camaradería propia de ver a unos completos desconocidos convertirse en estrellas (la gran mayoría con el tiempo fueron más bien estrellados). Es por eso que cuando hace unos meses TVE recuperó aquel fenómeno para hacer un documental a modo de reencuentro tras 15 años, la histeria volvió a apoderarse del público como respuesta a una nostalgia añorada por todos.

No es que quiera hacer paralelismos entre Yoshiaki Koizumi de Nintendo y David Bisbal, pero es innegable que había cierta expectación ante un nuevo Nintendo Direct al uso sin estar centrado en un solo juego desde que el último se produjese hace ya más de un año. La compañía japonesa ha afrontado todo tipo de transformaciones desde entonces y por lo que parece Koizumi se ha convertido en el nuevo ‘chico Direct’, así que quedaos con su cara de ahora en adelante.

guia-nintendodirect
A partir de ahora parece que Koizumi será el nuevo chico ye-ye en esto de los Direct.

El regreso del formato ha sido un reencuentro a muchos niveles para el fan o jugador habitual de Nintendo. Los de Kioto no se caracterizan por ofrecer presentaciones impactantes ni usar estrategias de marketing especialmente efectivas, pero lo visto anoche ha servido para despejar algunas dudas y, sobre todo, comprobar que se encuentran en plena forma. No hubo tiempo para analizar con calma lo que veíamos ante el aluvión de anuncios durante apenas media hora de vídeo. Si bien no todos estuvieron al mismo nivel y la estructura a modo de titulares arruinó cualquier posible sorpresa o megatón inesperado, los accionistas estarán relajados ante lo que fue una declaración de intenciones. No es la primera vez que el mensaje que subyace es más importante que cualquier rótulo en pantalla. Ya pasó en el Direct de septiembre cuando Nintendo relegó al ostracismo a Wii U con juegos que darían el paso a Nintendo 3DS como Super Mario Maker y Poochy & Yoshi’s Woolly World. Si ya entonces la portátil prometía vivir un 2017 con lanzamientos de peso, lo mostrado anoche confirma que las pretensiones de Nintendo de hacer que convivan Switch y 3DS eran honestas.

Abrir la presentación con nuevo gameplay de Hey! Pikmin (28 de julio) fue un acierto que repitieron cuando decidieron finalizar con Splatoon 2. La clave de una buena conferencia está en el ritmo, sí, pero también en la forma de intercalar anuncios grandes con otros de menor presupuesto. Reconozco que Ever Oasis será un título que interesará a pocos mortales como yo, pero tener noticias de la nueva obra de Grezzo tras tanto tiempo es de esas pequeñas alegrías que te hacen esbozar una sonrisa en la comisura de los labios. A partir de ahí en mi rostro la sorpresa dio paso a la incredulidad cuando se presentó RPG Maker, MiitopiaBrain Training Infernal.

Me pregunto hasta qué punto era necesario traer de vuelta al Dr. Kawashima. Eso sí, seguro que más de uno ya está entrenando para llamarle “gafotas” por el micrófono de 3DS. El aniversario de Kirby trajo consigo dos nuevos juegos (más bien versiones ampliadas de minijuegos vistos en Planet Robobot), mientras que nadie en Nintendo tuvo la decencia de acordarse de los 30 años que celebraba Metroid en 2016. ¿Es esto lo que nos merecemos? Pues no, para qué engañarnos. Aún tienen el E3 para enmendar tal error después del cachondeo que supuso en su día el pin de Reggie o ese experimento llamado Metroid Prime: Federation Force.

Tendrás pesadillas con él... Y LO SABES.
Tendrás pesadillas con él… Y LO SABES.

El bloque de Nintendo Switch estuvo representado por ARMS y Splatoon 2, las grandes apuestas para los próximos meses, pero no las únicas. Que este 2017 pueda ser el año del regreso triunfal de Sonic es en gran parte fruto de una inteligente estrategia de Sega. Sonic Mania para verano y Sonic Forces en invierno es una fórmula que lo tiene difícil para fracasar, aunque el segundo dependa en gran parte de las críticas o recepción del primero y se enfrente cara a cara a Super Mario Odyssey. Bueno, quizás no sea el duelo que todo nostálgico espera, pero es una de esas casualidades que vale la pena resaltar por la ironía de la situación.

Del resto no hay mucho que decir más allá de Minecraft (12 de mayo) que apunta a ser el juego triple A de mayo y PayDay 2, un lanzamiento tan inesperado que aún no tengo claro cómo encajarlo. Si el equipo de Overkill Software le da el mismo soporte que a la versión de PC podemos estar ante el título multijugador más importante de la consola, o como mínimo al nivel de Mario Kart 8 Deluxe. Dejando a un lado el Monopoly (¿en serio?) y el recopilatorio retro de Namco que esperemos que no se suban a la parra con el precio, ARMS presentó a una nueva luchadora: Ramen Bomber. Con cada nueva información que comparten, más lejos quedan los días en los que me preocupaba la posibilidad de estar frente al típico juego de dar puñetazos al aire sin sentido. Wii Sports y las comidas familiares jugando con los primos han hecho mucho daño, por lo que datos como la personalización de cada contendiente, la variedad de escenarios y la supremacía de unos elementos sobre otros apuntan a que ARMS será un juego mucho más estratégico. Está previsto para el 16 de junio, pero aún falta por conocer sus posibilidades en cuanto a modos de juego más allá de los combates a dobles.

Otro del que tuvimos información a mansalva fue Splatoon 2. Con el nuevo modo cooperativo en el que hacer frente a hordas de salmónidos consiguiendo caviar dejan claro que esto no es una mera versión para Switch del juego original lanzado en Wii U. Si a eso sumamos amiibos, armas, mayor personalización a través de peinados o atuendos tan disparatados como ninjas o robots metalizados, estamos ante un caballo calamar ganador para el verano (21 de julio).

Nintendo es una compañía que expresa más por lo que calla que por lo que dice. Este Direct ha sido una prueba de ello demostrando la segunda juventud que está viviendo Nintendo 3DS y un apoyo a Switch con pocas novedades a largo plazo, pero ofreciendo información de los lanzamientos más cercanos en el tiempo. De todo esto me quedo con dos detalles de esos que vienen a confirmar que de la torpeza comunicativa de Nintendo siempre se puede sacar algo en claro.

En primer lugar llama la atención que de los pocos títulos que vayan a presumir de la vibración HD de los Joy-Con uno de ellos sea Monopoly representando fielmente el tacto de los dados chocando dentro del cubilete. Se empieza a vislumbrar que se trata de una tecnología anecdótica a la que no muchos sacarán partido. Y lo segundo que quiero recalcar es que esto es la antesala de todo lo que se guardan para el E3. Quizás no ha habido anuncios para el recuerdo, pero quiero creer que la idea de hablar ahora de PayDay 2, Rayman Legends: Definitive Edition o Battle Chasers: Nightwar es para dar espacio a novedades más importantes en la feria de Los Ángeles. Y es que… ¿será este E3 el reencuentro de Nintendo también en lo que respecta a las conferencias de antaño en grandes teatros? Ya veremos.