Nintendo Direct o cómo rematar a Wii U en media hora

Cuando se anunció un nuevo Nintendo Direct con el que empezar el mes de septiembre centrado en las novedades de Nintendo 3DS ya advertían por nota de prensa que no veríamos nada sobre NX. Y es que hace tiempo que los ojos están puestos en cuál será el próximo paso de la compañía y no en lo que aún pueden ofrecer en sus máquinas actuales. Es como si los jugadores quisiéramos pasar página cuanto antes mientras Nintendo insiste en que leamos su último capítulo antes de… ¿cambiar de libro?

En la escasa media hora de presentación, Satoru Shibata, presidente de Nintendo of Europe, y Ed Valiente (quien no solo tiene un apellido molón) mostraron los títulos que recibirá Nintendo 3DS en los próximos meses. Sin embargo, y a pesar de que íbamos avisados de que solo veríamos juegos para la portátil, el protagonismo se lo llevó en gran medida Wii U por el pisotón que Nintendo le ha dado llevando algunos de sus juegos a 3DS. Y digo pisotón por no decir que le han amputado todas las extremidades dejando a la consola de sobremesa sin ningún futuro por delante.

Super Mario Maker llegará a 3DS el próximo 2 de diciembre con la inexplicable decisión de eliminar la opción de compartir los niveles de forma online. Además, la nota de prensa recoge que “será posible conectarse a internet para jugar a ciertos niveles de la versión para Wii U”, lo que deja claro que tan solo serán unos pocos que quizás reúnan ciertas condiciones. La principal novedad del port a portátil es la inclusión de 100 niveles diseñados por Nintendo con los que quieren suplir la falta de contenido creado por otros usuarios.

mario_maker-3490130

Siguiendo con los juegos de Wii U que darán su paso a 3DS, la compañía presentó Poochy & Yoshi’s Woolly World. Y sí, habéis leído bien. Poochy, el fiel amigo de Yoshi, protagonizará nuevos niveles e incluso un amiibo que es todo un amor.  Además, Nintendo y el estudio japonés de animación Dwarf están colaborando en la creación de 30 cortos animados protagonizados por ambos personajes y que irán incluidos en el juego, aunque habrá que esperar hasta el 3 de febrero de 2017 para poder disfrutar de todo esto.

Hubo espacio para otros títulos como Mario Sports Superstars, un nuevo título deportivo de Mario que incluirá béisbol, tenis, golf, equitación y fútbol con modos multijugador local y online. De la misma forma, Picross 3D: Round 2 será una nueva versión del popular juego de puzles en el que los bloques pueden pintarse de dos colores diferentes dando lugar a modelos más elaborados. Usando los números como pistas, los jugadores deberán encontrar el objeto oculto en más de 300 puzles.

Nintendo-Poochy
No os equivoquéis de Poochy…

Hay mucho más y seguro que los fans de Pokémon agradecerán los nuevos detalles sobre la región de Alola y ese Ratata con mostacho que han presentado en Pokémon Sol/Luna, pero sin duda hay una saga de Nintendo que está de aniversario y merecía algún tipo de celebración. Y no, no es Metroid. De la franquicia protagonizada por Samus Aran ya tenemos Federation Force aunque no sea el gran lanzamiento que se merezca.

Hablo de The Legend of Zelda y su 30 aniversario que se ha visto empañado por el estreno de Breath of the Wild programado para el próximo año. En su lugar, recibiremos nuevos amiibos que tendrán funciones especiales en el juego de Wii U, contenido adicional para Hyrule Warriors: Legends y el lanzamiento inmediato de Skyward Sword en la Consola Virtual.

El gran anuncio llegó al final del Nintendo Direct con la presentación de un nuevo juego de Pikmin para Nintendo 3DS. Su principal novedad es que pasa de entornos 3D a convertirse en un juego 2D de scroll lateral. Es difícil saber si el cambio de perspectiva afectará más de la cuenta a las mecánicas y naturaleza de la saga, pero es una decisión arriesgada que hay que valorar. En el tráiler presentado los Pikmin se utilizaban a golpe de puntero en la pantalla táctil indicando a dónde lanzarlos. El título aún no cuenta con nombre definitivo y su estreno está previsto para algún momento de 2017.

En general se trata de un Nintendo Direct en el que se han presentado juegos para todos los gustos y perfiles como ya acostumbran, pero también una declaración de intenciones. La idea que sobrevuela tras el evento es que la compañía seguirá volcada en Nintendo 3DS, la portátil que tantas alegrías le ha dado esta generación, a la vez que condena a Wii U al ostracismo más absoluto. Una pena.